Bolsos ecológicos

¡Os presento nuestra propia línea de bolsos ecológicos!

Hola, mis queridas chicas.

¿Alguna vez habéis tenido la sensación de no sentiros completas? ¿Cómo que os falta algo? Desde que inicié mi andadura empresarial he tenido esa sensación. Estaba feliz por mi proyecto y por todo lo que significa para mí, pero había algo que no me terminaba de llenar.

Recuerdo un día, en la tienda del proveedor con el que empecé al principio… estaba mirando los bolsos y aunque eran bonitos (si no lo fuesen evidentemente no habría trabajado con ellos) bajo mi punto de vista siempre les faltaba algo. Me decía a mi misma… pues yo le pondría un compartimento más para poder llevar ciertas cosas separadas o aquí en la parte de afuera le pondría un bolsillo para tener mas a mano las llaves o el móvil. En definitiva, no terminaba de sentirme a gusto con el producto. Y si yo misma no me sentía a gusto con el producto… mal iba, además de que este proveedor nunca tenía actualizado el stock de su web y yo al tener tienda online, dependía mucho de que su web estuviese actualizada. Y ya por no hablar de los precios desorbitados de los bolsos de piel (ya sabéis que soy muy sincera cuando hablo y digo las cosas tal cual las siento) ¿A qué precio tendría que poner ese bolso de piel para sacar una ganancia mínima?

Soy consciente de que siempre hay alguien que por suerte se lo puede permitir y que por un bolso de piel lo paga con gusto. Pero también hay que tener en cuenta que hay otra mucha gente que no se lo puede permitir y que cada día están más concienciadas con el medio ambiente y que hay otras alternativas de lucir un bolso bonito sin que provenga de un animal.

Así que… sin más preámbulos… hoy os voy a hablar de nuestra maravillosa línea de bolsos de cuero ecológico.

Como os comentaba anteriormente… aquel día, salí de la tienda del proveedor bastante desilusionada prácticamente con la idea en la cabeza de que, si no le encontraba una solución para seguir luchando por mis sueños, tendría que darme por vencida y esa palabra no existe en mi diccionario.

Ese día, por la tarde, tenía mi sesión de coaching. Si queridas, es lo mejor que me ha podido pasar en la vida, encontrar a mi coach. He tenido la gran suerte de encontrar una empresa de marketing con unos profesionales tan grandes como templos (Alejandro diseñador creativo, Daniela experta en comunicación y redes sociales, Timmy experto en desarrollo web, Jeka experta en social selling y mi querido Arnau coach empresarial experto en branding, marketing y desarrollo empresarial) y con una empatía impresionante. A lo mejor mucha de vosotras os estáis preguntando… ¿Toñi dinos en cristiano que es un coach? Pues muy sencillo, es un profesional que te acompaña y motiva a que actúes y transformes tus sueños en metas alcanzables, disfrutando del camino que te lleva hasta ellos. Te da las herramientas para desarrollar tus recursos, lograr cambios en tu vida, definir lo que quieres, superar obstáculos, superarte y conseguir una vida más satisfactoria.

Pues bien, ese día hablando con Arnau le comenté lo que me pasaba y como me sentía. Y mientras hablábamos, los dos llegamos a la misma conclusión, crear nuestra propia línea de bolsos con nuestra marca.

Y aquí empezó toda la vorágine… buscar fábrica… encontrar el estilo de bolsos adecuado y que se defina con la marca… ¿Pero sabéis qué? Que, aunque era muchísimo trabajo, mucho buscar, muchos correos electrónicos, muchos dolores de cabeza, muchos tiras y aflojas… estaba feliz porque todo esto era para tener mi propia colección de bolsos con mi marca y seguir en el camino de cumplir mis sueños. No hay nada más bonito que trabajar por lo que realmente amas, por lo que realmente te apasiona.

Como decía anteriormente, ha sido muchísimo trabajo. Buscar fábrica, una vez que la has encontrado y ver que te ofrecen lo que buscas, negociar con ellos, hacer el primer pedido… mientras esperas a que llegue el pedido te has comido ya las uñas hasta la primera falange del dedo de los nervios. Porque a todo esto hay que tener en cuenta y muy importante… que era la primera vez que me veía en una situación así, de tener que buscar fabricante, negociar con ellos, hacer tu primera inversión…. En definitiva, actuar como una auténtica empresaria.

Y al principio, todo esto es muy difícil hacerlo sin que te asalten un poco los miedos, esa puñetera vocecita que te dice…. “para que te metes en estos berenjenales” “¿y si te estafan y te quedas sin el dinero de la poca herencia de tu madre y sin los bolsos?” “anda… mejor quédate como estás que vas a ganar en tranquilidad” …

Una vez que ya llega el pedido y te empieza a entrar de nuevo el aire en los pulmones por la tensión de la espera. Ponte a hacer fotos a todos los bolsos. Para ello me compré una caja de luz (cuando los recursos económicos son escasos, tienes que aprender un poco de todas las profesiones, una de ellas fotógrafa) y con la ayuda de mi querido Alejandro, diseñador creativo quedaron unas imágenes fabulosas. He aquí una prueba de ello:

En definitiva…. Ha sido mucho trabajo, mucho estrés, mucho sueño perdido… Pero de verdad os digo que sin duda ha merecido la pena. Estoy muy feliz de todo lo que voy consiguiendo. Y una cosa tengo muy clara, no habría conseguido nada de esto gracias al grandísimo equipo que tengo a mi lado.

Así que a todos ellos…. MIL GRACIAS.

Bueno mis queridas chicas. Espero que os haya gustado y divertido mis pequeñas peripecias en busca de mis sueños. Y sobre todo espero que os enamoren nuestra nueva colección de BOLSOS ROBLES.

Muchos besitos a todas y gracias por estar siempre ahí.

P.D: Si queréis saber un poquito más sobre el cuero ecológico no dejéis de leer el artículo que escribí en el blog sobre ello.

https://bolsosrobles.es/cuero-ecologico/

×